El archipiélago Canario, cada vez más conectado

Red Eléctrica de España acometerá dos proyectos en el Archipiélago: la interconexión entre Tenerife y La Gomera, y entre Fuerteventura y Lanzarote, para conseguir unos sistemas eléctricos más estables.

Red Eléctrica de España acometerá dos proyectos claves para Canarias: la interconexión entre Tenerife y La Gomera, y entre Fuerteventura y Lanzarote. Ambas iniciativas configurarán unos sistemas eléctricos más estables y robustos que aumenten la seguridad y fiabilidad del suministro, reducirán los costes de generación y emisiones contaminantes, y aumentarán la penetración de energías renovables.

En octubre del 2015 se inició la tramitación administrativa de la interconexión Lanzarote-Fuerteventura y en noviembre la de la interconexión La Gomera-Tenerife.

En la actualidad, Red Eléctrica ya ha iniciado los trabajos de prospección ambiental y geofísica para las dos interconexiones submarinas Tenerife-La Gomera y Fuerteventura-Lanzarote. Además, la planificación elaborada por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo también prevé la ejecución de una tercera interconexión en Canarias, entre las islas de Gran Canaria y Fuerteventura, con horizonte posterior al 2020, de manera que pueda iniciarse su tramitación administrativa.

Los sistemas eléctricos canarios se caracterizan por ser sistemas aislados y de tamaño reducido, si se comparan con el sistema eléctrico peninsular que esta interconectado con el sistema eléctrico europeo, por lo que son más vulnerables, tienen unos costes de generación superiores y su fiabilidad en el suministro es más difícil de alcanzar que en los sistemas continentales.

Además, tienen mayores limitaciones, impuestas por criterios de estabilidad, para la integración a la red de energías renovables. Esto, unido al hecho de que deben usar grupos de generación de potencia nominal inferior y comúnmente menos eficientes, hace que las emisiones contaminantes en este tipo de sistemas eléctricos sean también superiores si los comparamos con los grandes sistemas eléctricos. La interconexión Tenerife-La Gomera se ha planteado en un contexto en el que se está persiguiendo la reducción tanto de la vulnerabilidad, como de los costes de generación y de las emisiones contaminantes de los sistemas eléctricos aislados. En este sentido, es importante resaltar que la demanda eléctrica de La Gomera es del orden de 50 veces inferior a la demanda en la isla de Tenerife.

Esto significa que pequeñas variaciones en la demanda o pequeñas contingencias en la red de distribución o en el sistema de generación provocan efectos muy notables en La Gomera. Como muestra, se puede ver en la Ilustración 1, cómo el sistema de La Gomera tiene una variabilidad superior en términos relativos al de Tenerife.

El enlace posibilitará unir los dos sistemas eléctricos y mejorar la eficiencia y fiabilidad en el suministro. Ambos sistemas eléctricos funcionarán como si fuera uno solo, incrementando la penetración de la generación de fuentes de energía renovable, especialmente en La Gomera, aprovechando las favorables condiciones de los recursos existentes.

Tanto por las mayores posibilidades de incorporación de energías renovables, que redundará en una reducción de la dependencia exterior de combustibles fósiles, como por la posibilidad de optimizar de forma conjunta la operación de los grupos de generación de una y otra isla, la interconexión entre ambas islas reducirá los costes de los dos sistemas eléctricos y las emisiones contaminantes se reducirán considerablemente.

El enlace estará compuesto por un doble circuito tripolar con fibra óptica integrada en corriente alterna con una tensión de servicio a 66 kV y tendrá una longitud de 42 km. Se estima que la profundidad máxima que podría tener el trazado podría estar alrededor de los 1.000 metros, por lo que se espera que sea el cable de este tipo más profundo del mundo.

Además, para la implantación de la interconexión, se hace necesaria la creación de dos nuevas subestaciones de 66 kV: la de El Palmar de La Gomera y la de Chío en Tenerife.

Sumando la interconexión y sus actuaciones asociadas, la inversión aproximada asciende a 88 millones de euros.

Red Eléctrica de España ha iniciado ya los trabajos de investigación ambiental y geofísica en el espacio marítimo entre las islas de Tenerife y La Gomera. El objetivo de los trabajos exploratorios es el estudio de una franja costera de aproximadamente 50 km2 (el equivalente a 5.000 campos de fútbol) y de las correspondientes áreas terrestres hasta las subestaciones de conexión, para detectar las zonas de mayor riqueza y sensibilidad ambiental y así diseñar un trazado con los menores efectos ambientales en el entorno terrestre y marino.

Atendiendo a la notable riqueza en biodiversidad existente en ambas islas, los trabajos previstos de investigación geofísica son ambiciosos. Se cartografiarán los diferentes tipos de fondo marino; se realizará un levantamiento batimétrico de alta precisión para determinar las profundidades y relieve submarino en la zona; se estudiarán las corrientes, la calidad del agua y los sedimentos, se realizará el estudio biológico de las comunidades de fauna y flora presentes.

Red Eléctrica cuenta con casi 20 años de experiencia en enlaces eléctricos submarinos.

las claves

La Isla Colombina tiene una demanda eléctrica cincuenta veces inferior a la de Tenerife, lo que implica que pequeñas contingencias tienen efectos muy notables.

La unión de dos sistemas mejorará la eficiencia y la fiabilidad en el suministro. Ambos sistemas funcionarán como si fueran uno solo, incrementando la penetración de renovables, especialmente en La Gomera, donde hay condiciones muy favorables.

Bajará el coste de los dos sistemas eléctricos gracias a la incorporación de renovables y a la optimización de forma conjunta de los grupos de generación de ambas islas.

Ver artículo en El Día