Siemens y Alstom se fusionan para crear un gigante europeo de movilidad

  • El Memorando de Entendimiento firmado otorga exclusividad para combinar negocios de movilidad en una fusión de iguales
  • Cotización en Francia y sede del grupo en París; liderado por el CEO de Alstom con un 50% de acciones propiedad de Siemens
  • Sede empresarial de Mobility Solutions en Alemania y de Rolling Stock en Francia
  • La oferta y presencia global ofrecerán el mejor valor a clientes de todo el mundo
  • Ingresos de 15.300 millones de euros de la compañía fusionada, un EBIT ajustado de 1.200 millones de euros
  • Sinergias anuales de 470 millones de euros esperadas cuatro años después del cierre

Contacto Mobility

Carmen Sánchez Bilbao

Business Partner Comunicación Mobility
Tel. 91 514 88 87
Fax. 91 514 80 06

mcarmen.sanchez@siemens.com

Siemens y Alstom han firmado un Memorando de Entendimiento para combinar el negocio de movilidad de Siemens, incluyendo su área de sistemas de tracción ferroviaria, con Alstom. La transacción reúne a dos actores innovadores del mercado ferroviario con un valor único para el cliente y un gran potencial operativo. Las dos empresas son complementarias en gran medida, tanto en términos de actividades como de geografía. Siemens recibirá nuevas acciones emitidas por la compañía fusionada que representan el 50% del capital social de Alstom sobre una base totalmente diluida y la autorización que le permite adquirir acciones de Alstom que representan dos puntos porcentuales de su capital social.

“Esta fusión franco-alemana de iguales envía una fuerte señal. Ponemos la idea europea en práctica y junto a nuestros amigos de Alstom, estamos creando un nuevo gigante europeo en el sector ferroviario para el largo plazo. Esto proporcionará a nuestros clientes de todo el mundo una cartera más innovadora y más competitiva”, dijo Joe Kaeser, Presidente y CEO de Siemens AG. “El mercado global ha cambiado significativamente en los últimos años. Un actor dominante en Asia ha cambiado la dinámica del mercado y la digitalización tendrá un impacto en el futuro de la movilidad. Juntos, podemos ofrecer más opciones y estamos impulsando esta transformación para nuestros clientes, empleados y accionistas de manera responsable y sostenible “, agregó Kaeser.

“Hoy es un momento clave en la historia de Alstom, confirmando su posición como plataforma para la consolidación del sector ferroviario. La movilidad está en el corazón de los desafíos mundiales de hoy en día. Los medios de transporte futuros serán limpios y competitivos. Gracias a su alcance global en todos los continentes, su escala, sus conocimientos tecnológicos y su posición única en el transporte digital, la combinación de Alstom y Siemens Mobility proporcionará a sus clientes y, en última instancia, a todos los ciudadanos sistemas más inteligentes y eficientes para hacer frente a los desafíos de movilidad en las ciudades y los países. Al combinar los equipos experimentados de Siemens Mobility, las geografías complementarias y la experiencia innovadora con la nuestra, la nueva entidad aportará valor para los clientes, empleados y accionistas”, dijo Henri Poupart-Lafarge, presidente y consejero delegado de Alstom SA. “Estoy particularmente orgulloso de liderar la creación de un grupo que, sin duda, moldeará el futuro de la movilidad”.

La nueva entidad se beneficiará de una cartera de pedidos de 61.200 millones de euros, unos ingresos de 15.300 millones, un EBIT ajustado de 1.200 millones y un margen EBIT ajustado del 8,0%, basado en la información extraída de los últimos balances financieros anuales de Alstom y Siemens. Con su fusión, Siemens y Alstom esperan generar sinergias anuales de 470 millones de euros como tarde a cierre del cuarto año y apunta a un efectivo neto al cierre entre 500 y 1.000 millones de euros. La sede mundial, así como el equipo directivo de Rolling Stock, se ubicará en París y la nueva entidad permanecerá en Francia. La sede de Mobility Solutions estará ubicada en Berlín. En total, la nueva entidad tendrá 62.300 empleados en más de 60 países.

Como parte de la fusión, los accionistas de Alstom recibirán, al final del día anterior a la fecha de cierre, dos dividendos especiales: una prima de control de 4,00 € por acción (en total = 900 millones de euros) que se pagará poco después del cierre de la transacción, y un dividendo extraordinario de hasta 4,00 € por acción (en total = 900 millones de euros) a pagar con las opciones de venta de Alstom para las empresas conjuntas de General Electric, de aproximadamente 2.500 millones de euros, con cargo a la tesorería de Alstom.

Los negocios de las dos compañías son, en gran medida, complementarios. La entidad fusionada ofrecerá una gama de productos significativamente mayor y soluciones diversificadas para satisfacer las necesidades específicas de cada cliente, desde plataformas de mercado de alto coste y tecnologías de gama alta. La huella global permite a la empresa fusionada acceder a los mercados en crecimiento de Oriente Medio y África, India, y América Central y del Sur donde Alstom está presente, y China, Estados Unidos y Rusia donde Siemens está presente. Los clientes se beneficiarán significativamente de una huella geográfica más equilibrada y amplia, de una cartera mayor y de una importante inversión en servicios digitales. La combinación de conocimiento y poder de innovación de ambas compañías impulsará innovaciones cruciales, rentabilidad y respuesta más rápida, lo que permitirá a la nueva entidad atender mejor las necesidades de los clientes.

El Consejo de Administración de la nueva compañía estará integrado por once miembros: seis consejeros serán designados por Siemens, uno de los cuales será el presidente; cuatro consejeros independientes y el consejero delegado. Con el fin de garantizar la continuidad de la gestión, Henri Poupart-Lafarge continuará dirigiendo la compañía como consejero delegado y será miembro del consejo. Jochen Eickholt, consejero delegado de Siemens Mobility, asumirá una responsabilidad importante en la entidad fusionada. El nombre corporativo del grupo combinado será Siemens Alstom.

La operación ha sido apoyada unánimemente en el Consejo de Alstom (a raíz de un proceso de revisión de la preparación de la transacción por el Comité de Auditoría actuando como un comité ad hoc) y el Consejo de Supervisión de Siemens. Bouygues apoya plenamente la transacción y votará a favor de esta en el Consejo de Administración de Alstom y en la Asamblea General Extraordinaria, que decidirá sobre la transacción que tendrá lugar antes del 31 de julio de 2018, de acuerdo con la decisión del propio Consejo de Administración de Alstom.

El Estado francés también respalda la transacción basada en compromisos de Siemens, que incluye un estancamiento del 50,5 por ciento del capital social de Alstom durante los cuatro años posteriores al cierre y ciertas medidas de gobierno y protección de la organización y del empleo. El Estado francés confirma que el préstamo de las acciones de Alstom a Bouygues SA finalizará de conformidad con sus términos a más tardar el 17 de octubre de 2017 y que no ejercerá las opciones otorgadas por Bouygues. Bouygues se ha comprometido a mantener sus acciones hasta que tenga lugar la Asamblea General Extraordinaria que decida sobre la operación y el 31 de julio de 2018.

En Francia, Alstom y Siemens pondrán en marcha el procedimiento de información y consulta de los Comités de Empresa de acuerdo con la legislación francesa antes de la firma de los documentos de transacción. Si Alstom no realizase la transacción, tendría que pagar una multa de 140 millones de euros. La transacción tomará la forma de una aportación en especie del negocio de Siemens Mobility, incluida su área de sistemas de tracción ferroviaria, a Alstom para nuevas acciones emitidas de Alstom y estará sujeta a la aprobación de los accionistas de esta empresa. Se prevé que se celebrará en el segundo trimestre de 2018. La transacción también está sujeta a la aprobación de las autoridades reguladoras pertinentes, incluida la autorización de la inversión extranjera en Francia y las autoridades antimonopolio, así como la confirmación por parte de la autoridad francesa del mercado de capitales (AMF) de que Siemens no ha lanzado ninguna oferta obligatoria de adquisición una vez concluida la contribución. La transacción se preparó bajo la revisión de un comité ad-hoc.

Fuente | Siemens