spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

La cuarta parte del transporte marítimo europeo funcionará con GNL en 2030

Las políticas de la UE para descarbonizar el transporte marítimo conducirán a la sustitución de los combustibles fósiles convencionales por el gas natural licuado (GNL), lo que tendrá escasos beneficios para el clima

Una cuarta parte del transporte marítimo europeo funcionará con gas natural fósil en 2030 debido a que los objetivos de sostenibilidad mal planteados de la UE fomentan la utilización del gas natural licuado (GNL), según un nuevo estudio de Transport & Environment (T&E). Esto nos hará dependientes del uso de combustibles fósiles durante décadas y aportará escasos beneficios para el clima, afirma T&E.

Delphine Gozillon, responsable de transporte marítimo sostenible de T&E, ha advertido de que  “el sector del transporte marítimo es uno de los más contaminantes del mundo y depende mayoritariamente de los combustibles fósiles. El viejo discurso del gas como combustible de transición no se sostiene. No podemos permitirnos pasar de un combustible fósil a otro. Cometer ese error nos impedirá lograr ser cero emisiones en 2050 y, al emitir más metano a la atmósfera, se contribuirá a incrementar el calentamiento del planeta aún más rápidamente».

El año pasado, la Comisión Europea propuso una normativa de combustible marítimo (denominada FuelEU Maritime) que obliga a los operadores de buques a reducir la huella de carbono del ciclo de vida de los combustibles. Los objetivos de la UE, que se van endureciendo progresivamente, están pensados para eliminar gradualmente los buques más contaminantes impulsados por derivados del petróleo y, en teoría, impulsar la incorporación de combustibles sostenibles.

Sin embargo, el efecto real de la nueva normativa FuelEU Maritime será que esos buques propulsados por combustibles derivados del petróleo serán sustituidos por buques propulsados por GNL (otro combustible fósil), a los que esta normativa dará luz verde hasta bien entrada la década de 2040. Según el informe de T&E, con unos costes mucho más bajos que los de las alternativas realmente limpias, el GNL representará el 23% de la energía total utilizada en el transporte marítimo de la UE en 2030, frente al 6% actual [1]. Muchos de los buques de GNL actuales son incluso peores que los buques tradicionales a los que sustituyen [2].

Tal y como está planteada la propuesta de la Comisión, los buques tendrán pocos o ningún incentivo para cambiar a alternativas más sostenibles, como el hidrógeno verde o los combustibles basados en el hidrógeno, conocidos como «electrocombustibles». En la actualidad, la propuesta de nueva normativa no incluye una exigencia para los electrocombustibles, lo que significa que los armadores pueden recurrir al GNL fósil y a biocombustibles de sostenibilidad cuestionable para cumplir los objetivos de la UE hasta la década de 2040.

«El Gobierno de España debería apoyar que la normativa FuelUE Maritime establezca cuotas e incentivos específicos para impulsar la demanda de combustibles basados en el hidrógeno verde. Existen soluciones realmente limpias, pero actualmente son caras. Si impulsamos la demanda ahora, el transporte marítimo del futuro podrá ser verde. Si seguimos perdiendo el tiempo apostando por el gas fósil en medio de una grave crisis climática, lograrlo será imposible», ha señalado por su parte Carlos Bravo, portavoz de T&E.

T&E recomienda que se establezca un objetivo del 6% de electrocombustibles para el transporte marítimo para 2030, ya que es la forma más eficaz de garantizar la oferta y la demanda de combustibles sostenibles, al tiempo que proporciona predictibilidad comercial a los armadores y a los proveedores de combustible. Sin esta cuota mínima de electrocombustibles y unos objetivos más estrictos en materia de reducción de gases de efecto invernadero, la descarbonización total del transporte marítimo para 2050 será probablemente inalcanzable.

La propuesta de normativa FuelEU Maritime se está debatiendo actualmente en el Parlamento Europeo y en el Consejo, y se espera un texto final en la segunda mitad de 2022. T&E hace un llamamiento a los responsables políticos para que adopten cambios clave en dicha propuesta para poder asegurar la completa descarbonización del transporte marítimo.

Fuente | Transport & Environment Spain

spot_imgspot_imgspot_imgspot_img
- Advertisment -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img
- Advertisment -spot_img
- Advertisment -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img
- Advertisment -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img
spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

últimas noticias