More

    El mercado liberalizado apoya el crecimiento del resultado de Endesa en el primer semestre

    Robustez del negocio en el entorno actual: el resultado neto crece un 11%, a pesar de la pandemia y sin tener en cuenta el impacto de la entrada en vigor del nuevo Convenio Colectivo y el registro de provisiones por reestructuración de plantilla (+267 mill. €).

    Estimación efecto del COVID19 en las cuentas: Las implicaciones negativas de la paralización de la economía por el estado de alarma y con la consecuente caída de la demanda de electricidad y los precios han impactado más en el segundo trimestre. Sumando las provisiones por insolvencias asociadas a esta situación, se puede estimar un efecto negativo asociado al COVID de 100 mill. € a nivel de EBIT y de unos 75 mill. € en el beneficio neto, en el conjunto del semestre.

    Compromiso con la recuperación económica y la generación de empleo. Baraja acelerar las inversiones previstas para 2021-2022 un 30% si acompañan las condiciones fiscales y regulatorias: un plan acelerado de 7.500 mill. €, unos 1.700 mill. € más, con un efecto multiplicador sobre el PIB del país de 2.700 mill. €, poder generar 12.000 empleos directos e indirectos y alrededor de 27.000 empleos inducidos anualmente.

    Compromiso con la sociedad. En marcha la segunda fase del plan de responsabilidad pública, con 13 mill. € (25 mill. € en total), para apoyar al país en la crisis socioeconómica que ha seguido a la crisis sanitaria.

    Aceleración del proceso de descarbonización: adelanta un año el cierre de las plantas térmicas peninsulares a 2021. En el primer semestre, los ingresos derivados de las actividades del carbón apenas representan ya un 1% de las ventas totales.

    Transición justa: Planes para mitigar el impacto social en todas las regiones afectadas por el cierre de centrales térmicas.

    Apuesta por las renovables: el 72% de la inversión de desarrollo en activos se destina a las renovables (188 mill. €); aumenta un 14% su capacidad instalada peninsular sobre el mismo periodo del año anterior y en este semestre, cerca del 90% de la producción peninsular es ya libre de emisiones.

    Confirmadas la política de dividendos anunciada en el plan estratégico y las estimaciones para 2020: el entorno es incierto por los efectos de la pandemia, pero el negocio integrado de Endesa y la baja exposición de la actividad regulada, la han ayudado a mitigar las consecuencias económicas y obtener unos buenos resultados en el primer semestre del año, y le permite además mantener sus estimaciones para 2020 de un EBITDA de aproximadamente 3.900 mill. € y un beneficio neto ordinario de aproximadamente 1.700 millones de euros.

    Solidez financiera: Mantiene el ratio de deuda neta/ebitda en 1,7 veces y ha aumentado un 35% su liquidez, hasta 4.469 mill. €, lo que cubre 23 meses de vencimientos de deuda.

    1S 2020 MILL.€1S 2019 MILL.€Variación (%)Variación sin Extraord.(%)
    INGRESOS8.8839.791-9,3%
    EBITDA2.3151.894+22,2%+3% (1)
    EBIT1.5551.100+41,4%
    BENEFICIO NETO1.128776+45,4%+11% (2)
    CASH FLOW OPERATIVO995907+9,7%
    DEUDA FRA. NETA7.0926.377 (3)+11,2%
    INVERSIONES BRUTAS797956-16,6%

    (1) EBITDA excluyendo 515 millones de euros del retorno de la provisión de los compromisos del Nuevo Convenio Colectivo y sumando 159 millones de euros de una nueva provisión para reestructuración de plantilla.

    (2) Beneficio neto excluyendo +267 millones de euros del efecto del retono de la provisión de los compromisos del Nuevo Convenio Colectivo y sumando la nueva provisión para reestructuración de plantilla.

    (3) Dato a 31 dic 2019.

    Endesa ha cerrado el primer semestre del 2020 con unos buenos resultados, a pesar de la grave situación en la que se ha visto envuelta todo el país con motivo de la pandemia del COVID-19.   La compañía ha registrado un resultado neto entre enero y junio de 1.128 millones de euros, un 45,4% más que en el mismo periodo del 2019. Estos resultados recogen el impacto de la entrada en vigor del nuevo Convenio Colectivo y el registro de determinadas provisiones por reestructuración de plantilla, que han generado un impacto positivo neto de 267 millones de euros. Excluyendo este impacto extraordinario, el incremento en el resultado neto es aún del 11%, lo que demuestra la fortaleza de las cuentas de la compañía a pesar del escenario actual.

    El parón de la actividad económica en los meses del estado de alarma ha dejado una importante huella en la demanda de electricidad y en los precios en nuestro país, acentuando la senda del primer trimestre. A nivel peninsular, la demanda ha disminuido un 7,8% respecto del mismo periodo de 2019, mientras que en los Territorios No Peninsulares (TNP), la disminución ha sido del 13,2% (18,6% en las Islas Baleares y del 10,1%% en las Islas Canarias). Esta caída, junto la reducción del precio de las materias primas ha llevado así a unos precios más bajos en el mercado mayorista, con 29 €/MWh de media, lo que supone un descenso del 44% respecto al mismo periodo de 2019.

    Endesa estima que los efectos del COVID-19, con la caída de la demanda y los precios asociada, junto con las provisiones dotadas por insolvencias de acuerdo a la norma NIIF9, han tenido un efecto negativo de unos 100 mill. € en el EBIT y de unos 75 mill. € a nivel de beneficio neto.

    Aunque a día de hoy es no es posible estimar el impacto futuro del COVID-19, la compañía espera un segundo semestre más normalizado, lo que, unido a la resistencia de tener un modelo de negocio integrado y una baja exposición de las empresas reguladas, le va a permitir mantener sus estimaciones para este año 2020.

    El consejero delegado y primer ejecutivo de EndesaJosé Bogas, ha destacado que “a pesar de las circunstancias complicadas del entorno, Endesa ha demostrado una gran fortaleza en un contexto del que no teníamos referencias previas. No solamente en el negocio y las cuentas de la compañía, sino en el apoyo que Endesa ha dado a las instituciones y a los ciudadanos en los momentos más críticos. Y ahora, con un escenario por delante complicado a nivel económico, queremos seguir ayudando a nuestro país, a la recuperación de la economía española, manteniendo e incluso acelerando nuestras inversiones previstas, ayudando a crear empleo y generando riqueza; y luchando para que se haga además de la forma más sostenible posible”. 

    Aceleración del proceso de descarbonización y apoyo a la recuperación económica

    Endesa mantiene firmes sus compromisos de inversión presentados en el último plan estratégico de la compañía, ahora más que nunca, y que suponen una inyección de 7.700 mill. € entre 2019 y 2022 de inversión, de los cuales, 5.200 mill. € se dedicarán a hacer posible el proceso de descarbonización en el que está inmersa la compañía.  

    Pero, además, la compañía quiere desempeñar un papel significativo en la recuperación de España, y gracias a la resiliencia de su modelo de negocio y su flexibilidad financiera, y con un marco adecuado y las medidas regulatorias y fiscales necesarias, podría aumentar su plan de inversión en aproximadamente un 30% en el periodo 2020-2022.

    Endesa ha diseñado un plan acelerado de 7.500 mill. € para ese periodo, lo que supone una inversión adicional de unos 1.700 mill. €, con en el que esperamos convertirnos en una de las empresas españolas con mayor plan de inversiones, con un efecto multiplicador sobre el PIB del país de 2.700 mill. €, y ser capaces de generar 12.000 empleos directos e indirectos y alrededor de 27.000 empleos inducidos durante cada uno de los años de este plan.

    Y en este semestre, Endesa ha alcanzado grandes hitos en el camino de la descarbonización:

    •   Cerca del 90% del mix de generación peninsular es ya libre de emisiones.
    •   El 72% de la inversión en desarrollo de activos ha ido destinada al negocio renovable. Los ingresos derivados del negocio de carbón apenas representan ya un 1% de las ventas totales.
    •   Ha adelantado 1 año el cierre de sus centrales de carbón de la península, al haber presentado ya durante el año 2019, la solicitud formal de cierre de las centrales de carbón importadas de Litoral y As Pontes.  El pasado 30 de junio se desconectaron formalmente 2,1 GW de la generación de carbón de Endesa -que representa más del 43% de la capacidad instalada de esta tecnología-, lo que supone un paso decisivo en la eliminación gradual del carbón.

    Junto con estas solicitudes, Endesa está desarrollando planes de Transición Justa, basados en un enfoque de creación de valor compartido para las ubicaciones específicas de generación. Estos planes incluyen importantes inversiones en nuevas instalaciones de energía renovable en las zonas afectadas, que ayudarán a la creación de empleos directos, no sólo para el desmantelamiento de las centrales de carbón, sino también para la construcción de otras nuevas que mejoren la actividad y el empleo.

    Evolución de las principales magnitudes económicas

    La evolución de las principales magnitudes económicas de la empresa en los seis primeros meses ha sido la siguiente:

    • El EBITDA ha crecido un 22% en este primer semestre, hasta los 2.315 mill. €, en gran parte, debido al impacto de la aplicación de las nuevas medidas contempladas en el nuevo Convenio Colectivo aprobado el pasado mes de enero, que ha supuesto un retorno de una provisión de 515 millones de euros, y a la dotación de una provisión de 159 millones de euros para planes de reestructuración de plantilla. El impacto de estos dos aspectos ha sido de 356 millones de euros pero, sin tenerlos en cuenta, el Ebitda crece un 3,4%, a pesar de la caída significativa de la demanda de electricidad por el estado de alarma vivido en nuestro país, gracias a la buena evolución del negocio liberalizado. 

    1.    El negocio liberalizado, con un crecimiento de su EBITDA ajustado del 21% (903 mill. €), ha permitido compensar la caída del negocio en los territorios no peninsulares.   Su margen bruto ha aumentado un 12%, hasta alcanzar los 1.497millones de euros. Este incremento se ha debido fundamentalmente a:

                        –    El buen comportamiento del margen del negocio eléctrico, que ha aumentado un 6,9%, pesar del escenario de caída de precios y de demanda.

                        –   Los buenos resultados en el negocio del gas (x2), hasta alcanzar los 140 millones de euros.

                        –    La aportación de Endesa X, de 63 millones de euros, que se ha incrementado 10,5%.

    2.    En el negocio regulado, tanto el EBITDA ajustado y como el margen bruto han caído un 8% y 9%, respectivamente, hasta los 1.056 mill. € y los 1.425 mill. €.

                       –    El margen en el negocio de distribución ha descendido ligeramente (-5%) como consecuencia de la aplicación de los nuevos parámetros retributivos establecidos para el segundo período regulatorio que entró en vigor el pasado 1 de enero.

                       –    Mientras que, en el caso de los territorios no peninsulares, la caída del margen ha sido de 69 mill. € (- 26%), afectado principalmente por algunas ineficiencias regulatorias que no han permitido recuperar totalmente el coste de los combustibles, dado el escenario actual de los precios de las materias primas.

    • El EBIT reportado seha incrementado en un 41%, hasta los 1.555 millones de euros, debido principalmente a las menores amortizaciones en las plantas de generación con carbón, tras el ajuste contable sobre el valor en libros de dichas plantas que se realizó el año pasado.
    • Los resultados financieros netos han sido negativos por importe de 48 millones de euros, mejorando casi un 50% (96 mill. € 1S2019).

    Sólida posición financiera

    Endesa sigue contando con una sólida situación financiera, lo que le otorga una importante fortaleza y flexibilidad para afrontar la situación derivada del COVID-19 y el fuerte proceso de inversión en energías renovables y digitalización que Endesa ha decidido llevar a cabo para cumplir su Plan Estratégico y los objetivos de la transición energética.

    La empresa dispone de líneas de crédito incondicionales contratadas con entidades de primer nivel disponible de más de 4.000 mill. € lo que, unido a la puesta en marcha de planes específicos para la mejora y gestión eficiente de la liquidez, y su posición de infra apalancamiento, permite afrontar con tranquilidad la difícil situación económica actual, por la que atraviesa todo el país.

    De hecho, Endesa no ha tenido que acudir a procesos de refinanciación de su deuda financiera como consecuencia de la crisis sanitaria provocada por el COVID-19.

    •  La deuda neta asciende a 7.092 millones de euros, 715 millones de euros más que a 31 de diciembre de 2019 (+11,2%), principalmente debido al dividendo que el pasado 2 de enero de 2020 Endesa pagó a sus accionistas a cuenta del ejercicio 2019 por un importe bruto de 0,7 euros brutos por acción, lo que supuso un desembolso de 741 millones de euros.
    • El ratio de deuda neta sobre EBITDA se mantiene en 1,7 veces.
    • La liquidez ha aumentado un 35% en este primer semestre, hasta 4.469 mill. €, lo que cubre casi 23 meses de vencimientos de deuda.
    • Las inversiones brutas se han situado en 797 millones de euros, con un descenso del 16,6%, debido principalmente, al esfuerzo que la compañía realizó el año pasado la construcción de la potencia eólica y fotovoltaica adjudicada en las subastas celebradas por el Gobierno en 2017 y cuya puesta en explotación tuvo lugar en el ejercicio 2019.

    Resultados operativos

    1S 2020 (GWh)1S 2019 (GWh)Variación (%)
    PRODUCCIÓN (1)27.57530.375-9,2%
    VENTAS MERCADO LIBERALIZADO33. 51537.476-10,6%
    VENTAS MERCADO REGULADO5.5235.658-2,4%
    ELECTRICIDAD DISTRIBUIDA50.27454.593-7,9%
    VENTAS DE GAS33.99539.258-13,4%

    (1) Sin consumos propios de generación.

    •    Durante este periodo, la demanda peninsular de energía eléctrica de España ha caído un 7,8%, acelerando el descenso iniciado en el primer trimestre por unas temperaturas más cálidas. Solamente en el segundo trimestre, como consecuencia de la pandemia, la demanda ha descendido en nuestro país un 13% (-3% en 1T2020).  
    •  La generación renovable ha cubierto casi el 60% de la demanda eléctrica peninsular total del país. En el mismo periodo del ejercicio anterior, representó el 52,1%.
    • Por lo que se refiere a los datos de Endesa, la producción eléctrica de la compañía (27.575 GWh) ha caído un 9,2% como consecuencia fundamentalmente de la caída de la demanda de electricidad asociada a la irrupción del COVID-19.

                    –   Las tecnologías libres de emisiones de CO2 (hidroeléctrica, eólica, solar y nuclear) han representado cerca del 90% del “mix” de generación peninsular de la empresa, superando así el 73% alcanzado en 2019.  

                    –   La producción de la compañía en los Territorios No Peninsulares (TNP) ha sido de 4.974 GWh, con una variación del -12,2%.

    •  En el conjunto del periodo, Endesa ha alcanzado unas cuotas de mercado del 17,5% en generación peninsular, del 43,7% en distribución y del 33% en ventas de electricidad a clientes del mercado liberalizado, lo que la confirma en conjunto como la empresa líder del sector eléctrico en España.
    •  El número de clientes eléctricos en el mercado liberalizado era de 5,8 millones a 30 de junio de 2020, con un descenso del 1%.
    •  Endesa ha alcanzado una cuota de mercado del 14,4% en ventas de gas a clientes del mercado liberalizado.

    Dividendos

    La Junta General de Accionistas de ENDESA, S.A. celebrada el pasado 5 de mayo de 2020 aprobó la distribución a sus accionistas de un dividendo total con cargo al resultado del ejercicio 2019 por un importe bruto de 1,475 euros por acción, lo que supone un total de 1.562 millones de euros.  En conjunto, este dividendo ha supuesto un incremento del 3,4% sobre el dividendo con cargo a los resultados de 2018.

    Los accionistas recibieron el pasado 2 de enero un dividendo a cuenta de 0,70 euros por acción (741mill. €) y el 1 de julio, un dividendo complementario con cargo al resultado del ejercicio 2019 de 0,775 euros brutos por acción (821 mill. €).

    La compañía mantiene intacta su política de dividendos, aprobada en el Consejo de Administración del 26 de noviembre de 2019, y que supone la siguiente remuneración al accionista para el periodo 2019-2022:

    –    Ejercicios 2019 a 2020: El dividendo ordinario por acción que se acuerde repartir con cargo a esos ejercicios sea igual al 100% del beneficio ordinario neto atribuido a la Sociedad Dominante en las Cuentas Anuales Consolidadas del Grupo encabezado por la misma.

    –    Para el ejercicio 2021, el Consejo de Administración de ENDESA, S.A. procurará que el dividendo ordinario por acción que se acuerde repartir con cargo al ejercicio sea igual al 80% del beneficio ordinario neto atribuido a la Sociedad Dominante en las Cuentas Anuales Consolidadas del Grupo.

    –    Para el ejercicio 2022, el Consejo de Administración de ENDESA, S.A. procurará que el dividendo ordinario por acción que se acuerde repartir con cargo al ejercicio sea igual al 70% del beneficio ordinario neto atribuido a la Sociedad Dominante en las Cuentas Anuales Consolidadas del Grupo.

    Plan Responsabilidad Pública – COVID19

    Endesa, en su compromiso con la sociedad, ha presentado recientemente la segunda fase del Plan de Responsabilidad Pública, dotado con 25 millones de euros, y que fue activado el pasado mes de marzo cuando la emergencia sanitaria sin precedentes, generada por el Covid-19, exigía unas medidas inmediatas de ayuda en nuestro país. La inversión de doce millones de euros en la compra directa de material sanitario y las donaciones a instituciones públicas y privadas volcadas en la lucha contra la pandemia ha contribuido a paliar esa necesidad inicial acuciante. Y estos resultados del primer semestre, de hecho, incluyen un gasto por importe de 10 millones de euros, netos de efecto fiscal, correspondientes a este plan y a las compras de aprovisionamientos relacionados con la crisis sanitaria COVID-19.

    En esta segunda fase, dotada de otros 13 millones de euros, el plan se sostiene en dos grandes ejes:

    Endesa Familias. La inclusión social es el objetivo, a través de proyectos de apoyo a familias en situación de vulnerabilidad en los territorios más afectados. Endesa quiere minimizar el riesgo de exclusión y para ello debe seguir ayudando a la cobertura de sus necesidades básicas. En la anterior fase del plan, casi 200.000 familias vulnerables fueron atendidas

    Endesa Activa. Reactivación económica.  Medidas que propicien la reactivación del tejido empresarial español.

    1.    Asesoramiento, digitalización y apoyo económico a Pymes, el elemento base de nuestro tejido empresarial. La crisis ha dejado patente la necesidad de seguir apoyando a sectores con un alto grado de afección económica derivado de la crisis sanitaria y el confinamiento, a través de la creación de nuevas vías innovadoras de relación.

    2.    Planes específicos de reactivación local a través de colaboraciones con entidades e instituciones especialistas en el mentoring individualizado de empresas que permitan adaptarse a la situación post COVID y aseguren su subsistencia. Endesa está profundamente vinculada a zonas que necesitan, más que nunca, el desarrollo de planes concretos y adaptados a la idiosincrasia de la zona.

    Con esta segunda fase, la compañía quiere reforzar un mensaje que forma parte de su estrategia global: la necesidad de no dejar a nadie atrás, en cualquier transición energética, económica o social que se plantee. La sociedad ha demostrado una capacidad asombrosa para unir esfuerzos con agilidad y volcar la dirección de los proyectos hacia un foco distintos y solidario. “La transición justa, la sostenibilidad, exige que el bien sea para todos”, ha afirmado José Bogas, consejero delegado de Endesa.

    Fuente | Endesa

    - Advertisment -

    Más leído

    Superávit de comercio internacional de bienes de la zona euro de...

    En junio de 2020, las medidas de contención del COVID-19 ampliamente introducidas por los Estados miembros continuaron teniendo un impacto notable en...