Chile busca convertir el auge del hidrógeno verde en una exportación al nivel del cobre

«Chile podría estar exportando US$ 30 mil millones de hidrógeno verde para 2050», dijo Juan Carlos Jobet, ministro de Energía del país. «Esa es la cantidad de cobre que exportamos hoy».

Según publica el Diario Financiero, hace menos de una década, las empresas de energía se burlaron del impulso de Chile para desarrollar su sector de energías renovables, rechazándolo por ser demasiado caro a pesar de que el país andino cuenta con algunos de los mejores rayos solares del mundo.

Desde entonces, una revolución de la tecnología verde ha reducido el costo de producción de energía solar en un 80%, y las energías renovables ahora representan el 44% de la matriz en una nación que ya no depende de la energía importada.

Chile ahora espera que esto le permita lograr una hazaña similar con el hidrógeno verde, una alternativa limpia a los combustibles fósiles que, a diferencia de la energía solar y eólica, se puede utilizar en cualquier momento del día o de la noche y en cualquier condición climática.

El hidrógeno verde se produce utilizando electricidad de energía renovable para electrolizar el agua, separando los átomos de hidrógeno y oxígeno. Como combustible, el hidrógeno no produce emisiones y se puede utilizar en pilas de combustible o motores de combustión interna en automóviles, autobuses, barcos e incluso naves espaciales.

«Chile podría estar exportando US$ 30 mil millones de hidrógeno verde para 2050», dijo Juan Carlos Jobet, ministro de Energía del país. «Esa es la cantidad de cobre que exportamos hoy».

El cobre es el eje actual de la economía de la nación minera, representa aproximadamente la mitad de sus exportaciones, con una gran demanda de China.

Jobet dijo que el hidrógeno verde tiene el potencial de ser «transformador» para la economía de Chile, con un gran impacto en la creación de empleo y el desarrollo económico local, enfatizando la necesidad de diversificar la actividad económica y reducir las emisiones de carbono en su sector minero para cumplir con las metas del Acuerdo de París.

Avance de la tecnología

McKinsey calcula que la inversión global en hidrógeno verde, tanto los electrolizadores necesarios para producirlo como las plantas de energía renovable para hacer funcionar los electrolizadores, debería alcanzar aproximadamente US$ 500 mil millones para 2030 y US$ 2,5 billones (millones de millones) para 2050.

«Estos son números muy, muy grandes, y Chile tiene que encontrar la manera de capturar una parte de esa inversión», dijo Jobet. «Pero incluso si fuera la mitad, sería gigantesco».

Para que esto suceda, se necesitarán avances en países que desarrollan la tecnología como Estados Unidos, Alemania, Japón y el Reino Unido para llevar el costo de producción a niveles económicos.

El objetivo del gobierno es producir hidrógeno verde por menos de US$ 1,50 el kilo para 2030, un precio que sería altamente competitivo en los mercados internacionales y permitiría al país reemplazar otros combustibles.

Hans Kulenkampff, presidente de H2Chile, la asociación de hidrógeno verde del país, dijo que se podría llegar a un punto de inflexión tan pronto como en 2027. Sin embargo, advirtió que esto requeriría una mayor conciencia y comprensión del potencial del país, especialmente en el sector minero donde el gobierno espera que la tecnología se implemente primero, con un enfoque en los enormes camiones diesel que se utilizan para transportar rocas.

«En principio, todo es posible, pero hay que ampliarlo y ese es un problema de gasto de capital», dijo Kulenkampff, y agregó que esto requería «un estado activo para resolver el problema del huevo y la gallina» entre la oferta y la demanda.

«La pregunta es quién paga la inversión, quién paga la transición energética (…) tenemos que resolver eso y no es fácil», dijo, señalando que mientras Alemania, por ejemplo, ya había destinado US$ 9 mil millones para promover el hidrógeno verde, economías en desarrollo como Chile también debían atender problemas sociales urgentes. El país sufrió una ola de protestas contra la desigualdad el año pasado.

Hasta ahora, los grupos mineros en Chile han demostrado ser «tímidos» en su respuesta al hidrógeno verde, según Eduardo Bitrán, expresidente de la agencia de desarrollo de Chile, Corfo.

Sin embargo, dijo que más de 65 empresas de todos los sectores, incluidos los grandes actores del sector energético como Siemens, Enel y AES, participaron en discusiones destinadas a promover la tecnología. Agregó que ya había alrededor de 20 proyectos piloto de hidrógeno verde en el país, incluida la potenciación de montacargas para Walmart, y una empresa conjunta entre la agencia estatal de explosivos Enaex y la eléctrica francesa Engie para producir amoníaco verde para los mineros.

Estudios en Chile

Sebastián Carmona, gerente de innovación corporativa del grupo minero estatal dominante de Chile, Codelco, dijo que la empresa tenía grandes esperanzas en la tecnología, ya que había dado «pasos pioneros con la introducción de la movilidad eléctrica en nuestras minas y transporte subterráneos».

Pero mientras el grupo estudiaba el uso de celdas de combustión de hidrógeno en motores de camiones, dijo que se necesitaría una evaluación «cuidadosa» de los requisitos de energía y agua, así como de los costos de generación y almacenamiento.

Roberto Muñoz, gerente de energía de Antofagasta Minerals, la minera privada chilena más grande del país, dijo que la compañía estaba monitoreando «permanentemente» el desarrollo de tecnologías limpias, con una de sus minas más grandes, Los Pelambres, la más avanzada en el estudio del uso de hidrógeno verde.

Pero dijo que se necesita más trabajo para establecer la viabilidad económica y la seguridad, y agregó que aún podrían pasar «varios años» antes de que la tecnología esté disponible comercialmente.

Bitran insistió en que era «obvio» que los mineros y otros adoptaran el hidrógeno verde dado el potencial de mejorar la aceptación pública de la minería y también la tendencia hacia mayores impuestos a las empresas contaminantes, especialmente los impuestos transfronterizos al carbono que penalizan el «dumping ambiental».

Sin embargo, enfatizó la importancia de que el Estado juegue un papel catalizador y corrija las fallas del mercado, con un impulso necesario por el lado de la oferta.

«Hay mucho por hacer, hay una gran oportunidad, hay mucha voluntad política y también mucho interés de los actores privados», dijo Jobet. «Estoy convencido de que los gobiernos pueden crear las condiciones y dar señales regulatorias, pero al final esto lo hará el sector privado (…) que se ha dado cuenta de que su huella de carbono es cada día mayor «.

- Advertisment -

Más leído

Energía renovable en tiempos de COVID

A medida que COVID se extendió por todo el mundo, los gobiernos implementaron rápidamente soluciones para proteger a las personas, industrias y...