Los bonos verdes de la UE establecen reglas anticipadas para su regulación

La prisa de la Unión Europea por utilizar los bonos verdes como palanca de recuperación económica tras la pandemia, significa que las primeras emisiones podrían llegar antes que los estándares destinados a regularlos.

Hasta que el bloque aplique su catálogo de unos 225 mil millones de euros en proyectos y deuda verde, la UE espera usar las pautas de la Asociación Internacional de Mercados de Capitales y una segunda parte cuando las ventas comiencen el próximo año, según fuentes de la Comisión Europea a Bloomberg. Esas reglas existentes son menos estrictas que los proyectos de normas de la UE. Eso supone una normativa europea poco clara por lo que los inversores se sitúan en un escenario de incertidumbre por el posible cambio de reglas.

Los bonos verdes como palanca de recuperación económica tras la pandemia

Los estados miembros ya están comenzando a presentar sus planes presupuestarios para el próximo año, y casi un tercio de los fondos destinados para la pandemia se financiarán con deuda verde. El problema subraya los desafíos a los que se enfrenta la UE entre conseguir dinero de recuperación de forma rápida para economías devastadas por el virus y a la vez, cumplir con los objetivos de ser neutral en carbono para 2050. Ante esta situación, Europa quiere darse prisa en establecer los estándares con el fin de regular los bonos verdes ya que existe el riesgo del llamado «lavado verde», donde los beneficios ambientales se exageran o se tergiversan

Imogen Bachra y Giles Gale de NatWest Markets Plc ven que el estándar de deuda verde de la UE se aplicará a los bonos en el tercer trimestre del próximo año, mientras que la UE ha dicho que la emisión debe comenzar en el segundo trimestre. A juzgar por la exitosa venta de bonos sociales del mes pasado, que también siguió las pautas establecidas por la ICMA, se espera que la demanda de bonos con calificación triple A sea alta.

Las reglas de bonos verdes de la UE serán «básicamente una regla de oro para el mercado», dijo Trisha Taneja, directora de asesoría ESG de Deutsche Bank AG. «El primer paso para que el mercado avance hacia el estándar es establecer una regla, y en este momento, no hay claridad».

El borrador de los estándares de bonos verdes de la UE va más allá que los de la ICMA. Las reglas incluyen más rigor y responsabilidad por parte de los emisores, definiciones más estrictas de lo que constituye un proyecto verde y harían obligatorio informar sobre el impacto ambiental, según Maia Godemer, analista de investigación de finanzas verdes y sostenibles en BloombergNEF.

El último elemento ha sido una crítica de la deuda existente, ya que los inversores carecen de la capacidad de juzgar los resultados de en qué se gasta su dinero.

- Advertisment -
- Advertisment -

Más leído

El retraso medio en los pagos de las empresas europeas crece...

Se incrementa la diferencia entre los países con menores demoras, Países Bajos y Alemania, que disminuyen sus plazos, y los que peor...