Alianza para impulsar el desarrollo del hidrógeno como vector energético

El Centro Nacional de Hidrógeno y Tecnalia se alían para impulsar el desarrollo e implantación del hidrógeno como vector energético

  • Los dos centros, con larga experiencia en el ámbito del hidrógeno, han sellado un acuerdo que permitirá el desarrollo de tecnologías y servicios avanzados alrededor de las etapas principales de la cadena de valor: generación, distribución, almacenamiento y usos del hidrógeno.
  • Actualmente, colaboran en el desarrollo de tecnologías innovadoras para el empleo del amoniaco “verde” como almacenamiento de energía a gran escala y por largos periodos de tiempo.
  • El hidrógeno limpio se perfila como una de las áreas esenciales a abordar en el contexto de la transición energética y se estima que podría satisfacer el 24% de la demanda mundial de energía para 2050, con ventas anuales de 630.000 millones de euros.

El hidrógeno limpio se perfila como una de las áreas esenciales a abordar en el contexto de la transición energética, tal y como está destacando la Unión Europea. De hecho, en uno de los documentos de referencia “Estrategia Europea del Hidrógeno” publicado el 8 de julio del 2020, se recoge que el hidrógeno limpio podría satisfacer el 24% de la demanda mundial de energía para 2050, con ventas anuales de 630.000 millones de euros. En este contexto, el Centro Nacional del Hidrógeno (CNH2) y el centro de investigación y desarrollo tecnológico de TECNALIA han llegado a un acuerdo para desarrollar nuevas tecnologías clave a lo largo de la cadena de valor del hidrógeno, que fomenten la generación de hidrógeno limpio, la puesta en marcha de nuevas infraestructuras para su transporte y el impulso de nuevos procesos en los que pueda utilizar.

La colaboración se ha sellado esta mañana en las instalaciones de TECNALIA en el Parque Científico y Tecnológico de Gipúzcoa, por Emilio Nieto, Director del CNH2, y por Iñaki San Sebastián, CEO de TECNALIA. Según Emilio Nieto, “Nos encontramos ante una oportunidad magnífica de colaboración y ahora es el momento idóneo para aunar esfuerzos y realizar acuerdos estratégicos que permitan sumar las capacidades de ambas organizaciones”. Por su parte, Iñaki San Sebastián considera que “estamos ante el deber de ayudar al tejido industrial a posicionarse de manera estratégica en el marco de la nueva economía del hidrógeno, y este acuerdo permitirá acompañar a las empresas en la consecución de dicho objetivo”.

Se trata de un paso más en la cooperación entre ambos centros, que están trabajando ya conjuntamente en diferentes proyectos de investigación, como por ejemplo, el desarrollo de tecnologías innovadoras para el empleo del amoniaco “verde” como almacenamiento de energía a gran escala y por largos periodos de tiempo, en el proyecto europeo ARENHA.

El hidrógeno verde, elemento clave para la transición energética

Este acuerdo permitirá afrontar los retos asociados al hidrógeno, como la generación de hidrógeno de bajo contenido o exento de carbono a gran escala y a un coste competitivo, el adaptar la infraestructura para transportarlo y distribuirlo desde la generación hasta el punto de uso y adaptar los procesos en los que pueda utilizarse el hidrógeno, tanto a nivel industrial como doméstico. La consecución de estos retos permitirá alcanzar los compromisos de neutralidad en carbono de la Unión Europea para 2050, y obtener una mayor independencia energética respecto a los países productores de combustibles fósiles.

CNH2 y TECNALIA trabajarán en el desarrollo de soluciones innovadoras para mejorar los procesos de generación, tanto los convencionales como los relativos al hidrógeno verde. Hoy en día el hidrógeno se genera fundamentalmente a partir de combustibles fósiles, y el reto en este caso es reducir sus emisiones, utilizando, por ejemplo, tecnologías de captura, almacenamiento y uso de dióxido de carbono. Asimismo, presenta un gran interés la producción de hidrógeno “verde”, el generado a partir de la electrólisis del agua, utilizando energía de origen renovable –eólica, solar– para ello.

Identificar y potenciar nuevos usos para el hidrógeno una vez generado son otros de los principales objetivos de esta colaboración, como por ejemplo, alimentar futuros vehículos de hidrógeno a través de pilas de hidrógeno. Los últimos modelos de coches de hidrógeno tienen una autonomía de hasta 700 kilómetros y se pueden cargar en solo cinco minutos. Para el año 2030, España prevé disponer de 5.000 vehículos de estas características y una flota de 150 autobuses. Como infraestructura para ello se están planteando 100 “hidrogeneras” (el equivalente a las gasolineras actuales).

Finalmente, el objetivo de la colaboración es ayudar a nuestro tejido industrial a mejorar su competitividad, generando tecnologías y servicios avanzados que permitan generar riqueza y puestos de trabajo en sectores punteros.

- Advertisment -

Más leído

Verónica Rivière, nueva presidenta de GasINDUSTRIAL

GasINDUSTRIAL ha nombrado presidenta a Verónica Rivière, hasta ahora directora general,  sustituyendo en el cargo a Javier Esteban al finalizar sus dos años...