Japón quiere abrir la primera instalación de importación de hidrógeno del mundo

Japón es famoso por su cultura única y su destreza tecnológica. Lo que hace que la tercera economía más grande del mundo sea aún más notable es la ausencia de importantes recursos naturales que son necesarios para impulsar los procesos industriales. 

Japón tiene una gran dependencia de las importaciones extremadamente alta que llega a ser inusual para una economía tan importante. Además, las características geográficas de una nación insular aumentan significativamente los costos de transporte, según publica el artículo de Vanand Meliksetian para Oilprice.com

La descarbonización del sistema energético de Japón es un desafío serio ya que el país tiene una alta densidad de población, con una orografía muy montañosa y sus costas son demasiado profundas para la instalación de energía eólica marina. Por lo tanto, lo más probable es que Japón siga dependiendo de las importaciones incluso en la era de las energías renovables. Sin embargo, el alto desarrollo tecnológico del país ofrece oportunidades para las empresas que pueden desarrollar soluciones innovadoras. Es el caso de dos empresas japonesas que están trabajando en una cadena de suministro basada en hidrógeno para reemplazar los combustibles fósiles.

Mezcla energética de Japón

En marzo de 2021, la terminal de importación de Kobe recibirá su primer envío de hidrógeno. Kawasaki Heavy Industries y el proveedor de energía Iwatani han estado trabajando en una instalación que es la primera de su tipo. Según Motohiko Nishimura, director del centro de desarrollo de proyectos de hidrógeno de Kawasaki, “el hidrógeno es indispensable para que Japón alcance el objetivo de cero emisiones. La energía renovable por sí sola no es suficiente para satisfacer las grandes necesidades energéticas de la nación «.

La aplicabilidad versátil del hidrógeno es importante para el papel del combustible en los sistemas de energía del futuro. Los sectores especialmente difíciles de eliminar, como los procesos industriales y el transporte pesado, dependen de la amplia disponibilidad de hidrógeno y el desarrollo de tecnologías relacionadas. 

Los desafíos geográficos requieren importaciones. Las instalaciones de descarga y almacenamiento están en construcción en Kobe y estarán terminadas en unos meses. Además, Kawasaki ha desarrollado el primer barco de transporte de hidrógeno del mundo con una inversión aproximada de 10 mil millones de yenes (83,5 millones de euros).

Las empresas japonesas han estado trabajando junto con sus socios en Australia para el abastecimiento del primer barco de hidrógeno. El sector energético de Australia ya es el mayor exportador de carbón y GNL. La abundancia de luz solar podría convertirlo en un gigante del hidrógeno. Sin embargo, el hidrógeno «verde», elaborado a partir de fuentes de electricidad renovables, aún no puede competir con alternativas sin grandes subsidios. Se espera que esta situación cambie en el futuro a medida que los las comercializadoras de electricidad reduzcan los precios y la electricidad «verde» sea más abundante.

El atractivo de Australia como socio de Japón supera su potencial futuro. El país tiene un clima empresarial favorable, excelentes condiciones para la producción de hidrógeno verde y un sistema político estable que lo convierte en un candidato perfecto para las empresas japonesas. El proyecto de cadena de suministro de energía de hidrógeno (HESC) de Australia de 500 millones de dólares en el estado de Victoria es una instalación de demostración que suministrará la energía para el proyecto Kobe de Kawasaki.

AGL Energy, una de las empresas de energía y gas más grandes de Australia, proporciona tecnología crítica para producir hidrógeno a partir del carbón mediante gasificación. Durante la primera fase del proyecto, el dióxido de carbono terminará en la atmósfera. Sin embargo, una vez que el proyecto se vuelve comercialmente viable, las estructuras geológicas de Victoria cerca de su costa proporcionan una solución donde el carbono puede almacenarse indefinidamente bajo tierra.

El futuro del sector del hidrógeno de Japón depende en gran medida del nivel de consumo. Se espera que durante los próximos 30 años la demanda del sector energético crezca sustancialmente para descarbonizarse por completo antes de 2050.

De manera similar, el cambio hacia el gas natural licuado duró unos 50 años en Japón con inversiones significativas en infraestructura de importación e instalaciones de producción. Según Jochen Eickholt, miembro de la junta ejecutiva de Siemens Energy AG de Alemania, «la industria del hidrógeno no tardará décadas en desarrollarse, pero tampoco sucederá de la noche a la mañana».

El sector tecnológico de Japón tiene la ventaja de que fue uno de los primeros inversores en tecnologías relacionadas con el hidrógeno. Toyota, por ejemplo, está produciendo los vehículos Mirai que funcionan con una pila de combustible de hidrógeno. El abrumador enfoque global en el hidrógeno ha iniciado una carrera para desarrollar las últimas tecnologías. Por lo tanto, se espera un fuerte compromiso de las empresas japonesas en este sector en rápida expansión. 

- Advertisment -
- Advertisment -
- Advertisment -

últimas noticias