Las inversiones de capital y consecuencias de la Covid-19 ponen a prueba la estabilidad financiera del sector eléctrico europeo

La perspectiva crediticia para los servicios públicos europeos se mantiene estables. La pandemia ha subrayado la resistencia del sector a los impactos externos, pero hacer frente a las consecuencias económicas a más largo plazo y cumplir con importantes compromisos de capital requerirán estrategias de financiación ágiles.

Según el informe publiado por Scope Ratings, indica que el margen de calificación del sector se reducirá en 2021 y 2022 debido al alto gasto de capital y la presión temporal relacionada con la pandemia sobre el flujo de caja operativo. El gasto de capital programado asciende a más de 100.000 millones de euros este año, liderado por la francesa Electricité de France SA, la francesa Engie SA, la italiana Enel SpA, la española Iberdrola SA y la británica National Grid. Alrededor del 20% del total se destina a las redes eléctricas, mientras que la inversión en capacidad de generación y otros segmentos de servicios públicos constituye el resto de gasto.

«Los tesoreros corporativos necesitarán utilizar todas las herramientas de financiamiento a su disposición para garantizar que las calificaciones crediticias no se pongan en riesgo. Además de un mayor uso de la financiación vinculada a acciones, incluida la deuda híbrida, esperamos una mayor rotación de activos y una remuneración a los accionistas más conservadora»

Sebastian Zank, analista de Scope

Tomemos a los operadores de red. TenneT NV, con sede en los Países Bajos, ha recurrido a los bonos híbridos para minimizar el impacto del gasto de capital en aumento en los índices de apalancamiento. Enexis, otra empresa con sede en Holanda, obtuvo un préstamo de accionista subordinado de sus accionistas subsoberanos.

«La mejora y expansión de los corredores de energía y la integración de la creciente capacidad de energía renovable, especialmente la energía eólica marina, garantizará que los requisitos de inversión sean elevados, lo que limitará el flujo de caja operativo libre durante años»

Sebastian Zank, analista de Scope

Los servicios públicos integrados también están bajo presión y necesitan aumentar el gasto de capital para defender sus posiciones en el mercado de la generación y distribución de electricidad, de la competencia de las compañías integradas de petróleo y gas, buscando nuevas fuentes de flujo de efectivo a largo plazo a medida que las regulaciones ambientales marcan el mercado.

El sector puede soportar presiones temporales sobre el flujo de caja operativo libre y un mayor endeudamiento durante la fase de inversión actual, dada la probable recuperación de las inversiones en el futuro previsible a medio plazo. Como tal, las acciones de calificación negativa en 2021 tenderán a ser la excepción de la regla, a menos que Europa enfrente un período prolongado de bloqueos con un impacto adverso prolongado en la producción industrial y la actividad comercial. En este escenario bajista, las empresas de servicios públicos tendrían que lidiar con una mayor presión a la baja sobre los precios, los volúmenes y la dificultad para cobrar sus deudas.

Las empresas de servicios públicos seguirán siendo grandes usuarios de bonos híbridos, representando el 16% de la financiación total del mercado de capital de deuda del sector en 2020, con grandes emisiones de EDF, Enel, EnBW, Engie, Iberdrola y Energias de Portugal SA.

«Las empresas de servicios públicos explotarán el apetito de los inversores por valores vinculados a la sostenibilidad mediante la emisión de más bonos híbridos verdes para cumplir con los compromisos de inversión y contribuir a la recuperación ‘verde’ pospandémica de Europa»

Sebastian Zank, analista de Scope

Los bonos verdes emitidos por las empresas de servicios públicos, que ya no son la principal fuente de instrumentos de deuda relacionados con ESG, aún representan alrededor del 40% del total. Las empresas de servicios públicos europeas colocaron alrededor de 25.000 millones de euros de deuda del mercado de capitales verde y vinculada a ESG en 2020, alrededor de un tercio de la deuda del mercado de capitales recién emitida colocada por el sector.

Entre los principales emisores se encuentra Alliander NV, EnBW, Engie, E.ON SE, Gruppo Iren SpA, Terna y Vattenfall AB. También han estado activas empresas de servicios públicos más pequeñas, como la española Audax Renovables SA, la francesa Neoen SA y Voltalia SA, además de los proveedores de electricidad de Noruega, incluidos BKK ( BBB + / Stable ) y Lyse ( BBB + / Stable ).

- Advertisment -
- Advertisment -
- Advertisment -

últimas noticias