Las energías renovables en Chile, siguen sumando nuevas inversiones al sector eléctrico

El Mercurio

Actualmente, en Chile se están construyendo un total de 105 proyectos de energías renovables no convencionales, convirtiéndose en uno de los pilares fundamentales de la reactivación económica tras la pandemia que vivimos.

Pese a la pandemia del coronavirus, el interés por invertir en energías renovables en Chile no decae ni se detiene. Según información de la Comisión Nacional de Energía (CNE) y del Coordinador Eléctrico Nacional, actualmente se están construyendo en nuestro país un total de 105 proyectos de Energías Renovables No Convencionales (ERNC) que suman una potencia instalada de 5.553 MW.

‘Chile sigue siendo un país atractivo para las inversiones en energías renovables y es bajo este concepto que estamos convencidos de que una reactivación económica sustentable es posible. Así lo demuestra el índice RECAI de E&Y —un reconocido ranking internacional— el cual pone a nuestro país en el lugar N°13 dentro de las 40 naciones más atractivas para inversiones en este sector’, destaca Carlos Finat, director ejecutivo de la Asociación Chilena de Energías Renovables y Almacenamiento (ACERA).

Si bien reconoce que la pandemia ha traído consigo una caída en la demanda eléctrica que el Coordinador Eléctrico Nacional estima en 4,6% entre marzo y julio de este año, asegura que Chile mantiene el atractivo de recursos naturales renovables de alta calidad y un mercado con reglas estables. ‘Justamente es este último atributo, además de la necesidad de expandir el sistema de transmisión, la materia que nuestro país y el Gobierno debieran cuidar especialmente en este momento’, enfatiza.

Hasta julio de 2020, la capacidad instalada en ERNC era de 6.651 MW. Además, en lo que va transcurrido del año, el aporte total de este tipo de energía a la generación eléctrica alcanza al 19,2%, siendo superior en 1,8 puntos a la participación acumulada del año anterior a la misma fecha.

Se espera también que este año el país supere con creces la meta del 20% de la matriz renovable, que se fijó para 2025. Y es que a la fecha la generación ERNC (concepto que excluye la hidráulica de gran tamaño) asciende a 9.76 TWh, cifra que en 2019 a la misma fecha era de 8.85 TWh, es decir ha crecido en un 10,3%.

‘Desde ACERA siempre hemos señalado que la meta legal para impulsar el desarrollo de las ERNC fuera del 20% para el año 2020. Sin embargo, la ley quedó establecida como 20/25, pero la industria está demostrando que era posible lograr los objetivos mucho antes’, destaca.

Aporte

Lo cierto es que la inversión en las energías renovables impulsa la productividad y, por consiguiente, la actividad económica del país. Así, la continua caída de los precios de la energía eléctrica (en dólares) que se ha verificado en el país viene justamente del ingreso masivo de estas energías al mercado. ‘Para muchos de los sectores productivos, el precio de la energía es una variable que define la competitividad de sus productos’, enfatiza Finat.

Al respecto, comenta que es muy importante, por lo tanto, que los precios de la energía para los clientes finales se ajusten cada vez más a los de las energías renovables. ‘Este atributo de competitividad y bajos precios que entregan las renovables actualmente es el que seguirá llamando la atención de los inversionistas, siendo un impulsor clave de la actividad económica del país’.

No obstante, sostiene también que desde el punto de vista de un desarrollo eficiente de las energías renovables, sin duda, la expansión del sistema de transmisión es fundamental. ‘De hecho, en nuestra opinión, el desarrollo del sistema de transmisión viene atrasado desde hace años. Un ejemplo reciente de esto fue la puesta en marcha de la línea Cardones-Polpaico, con prácticamente más de un año de atraso. Pensamos que se debe hacer un esfuerzo especial para iniciar la construcción de las ampliaciones y de las nuevas obras de transmisión que ya están identificadas y su construcción esta decretada’.

Retroceso

Pese a mantener la vanguardia entre los destinos con mayor inversión en renovables, Chile no ha podido regresar al ‘top ten’ del índice RECAI de E&Y. ‘Por un lado, pienso que aspectos como los riesgos de curtailment que puede significar no contar con un sistema de transmisión de las dimensiones adecuadas pueden incidir en el atractivo de Chile como destino de inversiones en energías renovables’, indica Carlos Finat.

Y agrega: ‘También hay que tomar en cuenta que el índice RECAI mide a países de muy diferentes tamaños y que dentro de los que están más arriba que Chile se encuentran Estados Unidos, China, Francia, Australia y Alemania, entre otros, cuyas economías y mercados eléctricos son mucho más grandes que el nuestro’.

Cabe destacar que en este informe de mayo de 2011, Chile apareció tímidamente en el lugar 34. Sin embargo, tan solo dos años después, nuestro país escaló hasta el puesto 18, para luego instalarse dentro de los ‘top 10’ desde septiembre de 2015 hasta octubre de 2017.

‘A contar de esa fecha, la posición del país ha ido lentamente bajando, por lo que conviene entonces analizar cómo el Chile de hoy se compara con el Chile de hace un año y para eso el informe de EY es de gran ayuda, ya que incluye los puntajes por tecnología. Podemos ver que en los últimos 12 meses los índices de nuestro país han bajado en las fuentes eólicas, solares, geotérmicas y en biomasa, siendo la mayor caída la solar fotovoltaica, tecnología en la cual el país tiene el mayor potencial y que exhibe la mayor potencia instalada dentro de las ERNC’.

- Advertisment -

Más leído

Energía renovable en tiempos de COVID

A medida que COVID se extendió por todo el mundo, los gobiernos implementaron rápidamente soluciones para proteger a las personas, industrias y...