Los eurodiputados piden la eliminación de las barreras al despliegue de combustibles sostenibles que garanticen la descarbonización del transporte

Los estándares actuales de emisión de CO2 promueven el desarrollo de la electricidad verde, pero obstaculizan el despliegue de otros combustibles y vehículos sostenibles.

Los eurodiputados de diferentes grupos políticos han firmado una petición pidiendo a la Comisión Europea que elimine las barreras al despliegue de combustibles y tecnologías sostenibles en el transporte revisando el enfoque actual del tubo de escape para medir las emisiones de CO2. Esto, junto con una mayor proporción de electricidad verde, garantizará la rápida descarbonización del sector del transporte. El desarrollo de una movilidad limpia será fundamental para alcanzar la neutralidad climática. El sector debe reducir sus emisiones en un 90% en 2050, garantizando al mismo tiempo que la industria del transporte de la UE siga siendo competitiva y que la transición a tecnologías limpias no deje a nadie atrás.

La UE necesita combustibles y tecnologías rentables disponibles en este momento para lograr este objetivo. El biometano pertenece a los combustibles alternativos más prometedores: permite reducciones de emisiones ya a corto plazo y para 2030 y su producción promueve el despliegue de una bioeconomía circular. Cuando se tienen en cuenta las emisiones del pozo a la rueda, el biometano se encuentra claramente entre los combustibles de transporte que menos emisiones emiten. Este enfoque considera todos los ciclos de producción y uso de los vehículos, en comparación con el estándar actual, que mide solo las emisiones del tubo de escape.

La adopción de un enfoque de pozo a rueda garantizaría el reconocimiento de los múltiples beneficios ambientales del biometano como combustible de transporte. La «Estrategia de la UE para la integración del sistema energético» anunció el año pasado «oportunidades para un mayor apoyo específico para acelerar el desarrollo del mercado de biocombustibles y biogás» . Sin embargo, considerar solo las emisiones de escape para medir el impacto ambiental de los vehículos de transporte obstaculizará el desarrollo de combustibles sostenibles, en lugar de respaldarlo. Además, hasta ahora, el enfoque del tubo de escape no ha llevado a una reducción de las emisiones del transporte.

El enfoque del tubo de escape mide solo una parte de las emisiones producidas, en comparación con un enfoque del pozo a la rueda que proporciona una estimación de las emisiones producidas durante toda la vida útil de un vehículo. En consecuencia, la legislación actual desalienta a los fabricantes de vehículos a desarrollar y ofrecer automóviles y furgonetas con motores de combustión interna (ICE), que son actualmente la tecnología más común. En lugar de detener la producción de ICE, podrían quedarse con la tecnología y simplemente reemplazar el diesel o la gasolina con biometano. Además, esta legislación dificulta que los Estados miembros que impulsan políticas de transporte verdaderamente tecnológicamente neutrales apoyen los combustibles sostenibles como parte de la futura combinación de combustibles.

Para garantizar una verdadera integración del sector energético, el despliegue de electricidad renovable debe ir acompañado de la ampliación de combustibles sostenibles. La movilidad eléctrica y la electrificación general de nuestras sociedades aumentarán rápidamente en Europa durante las próximas décadas, pero no debemos olvidar que la electricidad, como el gas, solo es respetuosa con el medio ambiente cuando proviene de fuentes renovables. Las decisiones políticas deben fomentar el despliegue y el crecimiento de todas las tecnologías limpias y esto solo puede garantizarse con una mentalidad tecnológica neutral.

Una de las grandes ventajas de la movilidad del biometano es la disponibilidad actual de la infraestructura necesaria para permitir un despliegue rápido y rentable de vehículos y combustibles sostenibles sin la necesidad de inversiones significativas. La participación de biometano en la mezcla de gases del sector del transporte de la UE está aumentando en toda Europa y representa hoy el 18% de la mezcla de gases, según NGVA Europe, alcanzando el 50% en Alemania, el 59% en Finlandia e incluso el 90% en el Holanda y 95% en Suecia.      

Se espera que la producción europea de biogás y su forma mejorada, biometano, se duplique al menos en 2030 , pasando de los casi 200 TWh actuales a unos 370-390 TWh, según diferentes estudios. Si desplegamos 117 TWh en el sector del transporte y se estima que el consumo total de la flota de gas sea de alrededor de 300 TWh, la participación de biometano en la mezcla de gases del sector del transporte podría aumentar a alrededor del 40%. Esto crearía reducciones significativas de emisiones ya para 2030.

Se espera que la Comisión Europea proponga en junio una revisión de las normas de CO2 para turismos y furgonetas. Los eurodiputados que han firmado esta petición piden al organismo ejecutivo de la UE que considere las emisiones a lo largo de toda la cadena del pozo a la rueda con una revisión de las piezas críticas de la legislación de la UE que permitirán el despliegue completo de combustibles y vehículos sostenibles: normas de emisión de CO2 para vehículos nuevos, Directiva sobre taxonomía sobre finanzas sostenibles y vehículos limpios.

El eurodiputado Jakop Dalunde, (Suecia – Grupo Verdes / EFA y miembro del Comité de Transporte): “No lograremos la neutralidad de carbono sin la descarbonización del sector del transporte. Se necesita el despliegue completo de todos los combustibles y tecnologías sostenibles, incluido el biometano, para satisfacer la creciente demanda de soluciones renovables y libres de fósiles ”.

La eurodiputada Heidi Hautala, (Finlandia – Grupo Verdes / EFA): “El biometano debe ser reconocido como un medio importante para alcanzar los ambiciosos objetivos climáticos de la UE para 2030 en el transporte. Sus emisiones son muy bajas cuando se miden durante todo el ciclo de vida, desde el pozo hasta la rueda. Visto en el contexto de la economía circular, el biometano ofrece aún más beneficios cuando se produce a partir de desechos o residuos. Hacemos un llamado a la Comisión de la UE para que deje de castigar el biometano y adopte un enfoque verdaderamente neutral desde el punto de vista tecnológico ”.

La eurodiputada Henna Virkkunen (Finlandia – grupo del PPE y miembro del Comité de Transporte): “Debemos combinar activamente todas las alternativas posibles disponibles para reducir las emisiones del transporte. Los biocombustibles renovables son una de las alternativas fácilmente desplegables, que se pueden combinar con la flota de automóviles existente. Los diferentes tipos de biocombustibles sostenibles tienen un papel importante que desempeñar, especialmente en el transporte por carretera, a corto y medio plazo ”.

Lista de diputados al Parlamento Europeo que firmaron la petición : Franc Bogovič, Partido Popular Europeo / Eslovenia; Jakop Dalunde, Verdes / Suecia; Heidi Hautala, Verdes / Finlandia; Pär Holmgren, Verdes / Suecia; Elsi Katainen, Renew Europe / Finlandia; Miapetra Kumpula-Natri, Grupo S&D / Finlandia; Mauri Pekkarinen, Renew Europe / Finlandia; Anne Sander, Partido Popular Europeo / Francia; Massimiliano Salini, PPE / Italia; Henna Virkkunen, Partido Popular Europeo / Finlandia; Emma Wiesner, Renew Europe / Suecia.

Fuente | EBA

- Advertisment -
- Advertisment -
- Advertisment -

últimas noticias