Capital Energy prepara su salida a bolsa para financiar su cartera de renovables

Capital Energy quiere saltar al parqué como medio de financiación

La incorporación al Índice español de Soltec hace unas semanas ha animado a otras empresas del sector renovables a seguir sus pasos. Capital Energy es una de ellas y quiere seguir este mismo modelo como medio de financiación. La compañía está trabajando esta fórmula con diferentes entidades de banca de inversión para establecer su entrada en el mercado bursátil a través de una ampliación de capital, según publicaba Cinco Días.

Fundada en 2002 por Jesús Martín Buezas, la compañía necesita desarrollar su cartera de renovables en 30GW, en su mayoría proyectos eólicos y alguno solar. Calcula para los próximos cinco años inversiones por valor de 10.000 millones de euros para que todos los proyectos que tienen en fase de diseño pasen al siguiente nivel.

Tras valorar la posibilidad de contar con la entrada de un socio financiero que inyectara el capital necesario, la idea ha perdido fuerza ante la posibilidad de una salida a Bolsa, tal como hizo Soltec, que ha logrado 150 millones de euros de capital sin necesidad de dar entrada a ningún socio con una participación importante. La idea se plantea como una opción muy probable y para diseñar el plan de entrada en bola, Capital Energy ha comenzado negociaciones con distintas firmas de banca de inversión.

Francisco Clemente, Director Corporativo de Capital Energy

En las cuentas correspondientes a 2018 y depositadas en el Registro Mercantil, la empresa obtuvo un beneficio de 10,9 millones gracias a unos ingresos financieros de 14,7 millones en dividendos de una de sus filiales, Capital Energy Solar Eólica. Su deuda financiera a cierre de ese ejercicio era de 3,7 millones.

Capital Energy cuenta con 160 proyectos eólicos pendientes por 8.500 megavatios y otros 50 proyectos con 4.426 megavatios solares en España. En Portugal, son dos los proyectos con cerca de 100 megavatios.

- Advertisment -
- Advertisment -

Más leído

El retraso medio en los pagos de las empresas europeas crece...

Se incrementa la diferencia entre los países con menores demoras, Países Bajos y Alemania, que disminuyen sus plazos, y los que peor...