Un paso más cerca del primer sistema de protección solar accionado por aire para edificios del mundo

El proyecto AIRSHADE, financiado con fondos europeos, prevé un futuro en el que la luminosidad y la temperatura del interior de los edificios se regulen según las condiciones del exterior usando exclusivamente la presión del aire.

Imaginemos una oficina que puede «leer» las condiciones de la iluminación y la temperatura del exterior y regularlas automáticamente en el interior. Y todo esto, con el menor consumo de energía y la menor huella de carbono posibles. AIRSHADE, el primer sistema de protección solar accionado por aire para edificios del mundo, está desarrollando un producto que permitirá crear dichos espacios para trabajar y vivir. El producto ya ha obtenido una validación positiva en forma de varios galardones internacionales y una patente concedida. Tras la finalización de la primera fase de financiación (fase 1 del Instrumento PYME, de febrero a julio de 2019), el grupo de investigación tuvo la oportunidad de ampliar sus conocimientos, continuar con las investigaciones y prepararse para dar los siguientes pasos. La primera fase incluyó un estudio de viabilidad para examinar AIRSHADE en relación con el estudio del mercado, la validación técnica e investigaciones adicionales más detalladas.

Un enfoque inteligente que permite crear soluciones inteligentes

«La ejecución de nuestros paquetes de trabajo consiguió aportar varios datos interesantes. Quizás lo más valioso fueron las entrevistas y visitas a diferentes partes interesadas: fabricantes, responsables de la toma de decisiones en el proceso de compra y, sobre todo, los clientes. Esto nos permitió identificar nuevas áreas de aplicación, pero también desarrollar una estrategia derivada de las tendencias actuales del mercado, como los sistemas de domótica inteligente que complementan a nuestro producto», comenta Nikola Znaor, coordinador del proyecto, fundador e inventor de AIRSHADE. Esta información útil ayudará al equipo de AIRSHADE a canalizar sus esfuerzos y asignar recursos a problemas clave y áreas de desarrollo que requieren más atención en esta etapa, lo que contribuye a optimizar los procesos y aumentar sus probabilidades de éxito. Para el equipo de AIRSHADE, el aspecto más complicado del trabajo de este proyecto ha sido pasar de una mentalidad innovadora y un enfoque sostenible de vanguardia a una forma de pensar orientada a la empresa. Como resultado, los esfuerzos del equipo consiguieron ampliar el uso del producto. Ahora no solo se puede aplicar a oficinas y edificios de viviendas, sino también a invernaderos, salas de llegada, centros de producción y otros espacios. Además, la orientación comercial de AIRSHADE llevó al uso de la automatización sin emplear electricidad ni sensores, lo que solucionó el problema que suponía proporcionar a los usuarios el control directo que deseaban del sistema.

Hacia un sector de la construcción más moderno

«La subvención de la fase 1 del Instrumento PYME resultó extremadamente útil para llevar un poco más allá el producto e impulsar su desarrollo. Ahora tenemos una visión clara y un itinerario a seguir», señala Znaor. «Con los resultados del estudio de viabilidad, así como las deficiencias de las que tenemos constancia, mejoraremos estos aspectos y, sobre todo, intentaremos encontrar un proyecto piloto. En nuestro caso, esto es algo fundamental, ya que operamos en un sector muy conservador (el de la construcción) que no siempre adopta nuevas soluciones con facilidad. Para nosotros, ver es creer».

Fuente | Comisión Europea CORDIS

- Advertisment -

Más leído

La inflación anual en la zona euro se estabiliza -0,3%

Se espera que la inflación anual de la zona del euro sea del -0,3% en octubre de 2020, estable en comparación con...